Cuarta Revolución Industrial: desafío formativo en la Educación Técnico Profesional

Publicado por el

instituto tecnológico, IT UCSC, Noticias, UCSC

Por Katherine Roberts Sánchez, directora Programa Beca de Nivelación Académica

Los estudios sobre la Cuarta Revolución Industrial (Schwab, 2017), develan una evidente revolución tecnológica donde convergen ámbitos diversos como la física, biología y digitales. Más allá de la creación de una tecnología específica, esta revolución se funde con atributos humanos, en desarrollos como la inteligencia artificial y aumentada, Big Data, censores digitales de salud o reconocimiento facial digital (Escudero, 2018).

En el ámbito de la educación, las demandas formativas que surgen producto del avance de la Cuarta Revolución Industrial dan cuenta de la necesidad de invertir más esfuerzos en identificar a los estudiantes de bajo rendimiento, mejorar la transición hacia niveles superiores de educación y fortalecer la formación técnica (Vargas y Carzoglio, 2017). Las competencias técnicas deben reenfocarse en una visión más general que facilite la transversalidad de los conocimientos y su aplicación en ámbitos laborales complejos y no suscrito solamente a un puesto de trabajo (Waghid, Y., Waghid, Z. y Waghid, F., 2019).

Un punto relevante es el hecho de que la formación técnico profesional necesita nuevas alianzas con las empresas para combinar el aprendizaje de competencias técnicas -que se aprenden en el aula- con las habilidades personales que se desarrollan en el mundo laboral (Vargas y Carzoglio, 2017).

El informe “Nueva Visión para la Educación: fomentar el Aprendizaje Social y Emocional a través de la Tecnología” (2016), define algunas habilidades requeridas para el aprendizaje en el siglo XXI: cultura de aprendizaje a lo largo de la vida y percepción de autoeficacia del estudiante.

En respuesta a estas nuevas demandas, el Programa Beca de Nivelación Académica (BNA), a través del taller de Habilidades Socioafectivas para la Vida Laboral, busca desarrollar las habilidades personales en los estudiantes novatos de carreras técnicas de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, aportando así a esta cadena de valor del mundo actual.

A través de sus sesiones, el BNA busca desarrollar y potenciar las habilidades de asertividad, autonomía, persistencia y proactividad, como las cuatro competencias clave que facilitan la transición a la vida laboral.